Pimientos y Zapallitos Rellenos Aquí y Ahora

PimientosRellenos

Con mis amigos Sony y Gon solemos planear maratones o ciclos de películas. Empezamos con toda la serie de “Indiana Jones”, repartida en un varias ocasiones, acompañada de cena.
Así es que inauguramos nuestro nuevo ciclo “Steampunk Asiatico Toma I” y vimos “El Tigre y el Dragón” de Ang Lee.
Para la cena, me dieron ganas de preparar pimientos y zapallitos rellenos. Le había comprado a la Cooperativa San Carlos, que produce verduras agroecológicas aquí en el cinturón verde de Córdoba y quería cocinarlos para mis amigos.
Estas verduras tienen un sabor más intenso que las que estamos acostumbrados a comer. Supongo que es porque, además de no haber sido cultivadas utilizando agrotóxicos, han madurado al sol y en las plantas.
Estuve leyendo algunas recetas y decidí que el relleno debía tener un sabor, así que busqué en mi cocina y encontré hongos shiitake secos, almendras, pimentones, pimientos amarillos, huevos de granja y quinoa.

Tiempo de preparación: 45 minutos

Dificultad: mediana

Ingredientes:

4 pimientos grandes
4 zapallitos pequeños
1 pimentón
1 pimiento amarillo
1 taza de quinoa
3 huevos medianos
5 hongos shiitake secos
7 almendras

Aceite de girasol, cantidad necesaria
Aceite de sésamo tostado, unas gotas
Sal y pimienta negra

Primero limpié los pimientos, les corté la tapita de arriba sin romperla para poder volver a “armarlos” una vez rellenos. Les saqué las semillas y la parte interior blanca que no tiene mucho gusto a nada. Mientras tanto puse cinco hongos shiitake medianos en remojo en agua potable tibia.
Tengo unas ollas que sirven para hacer verduras al vapor. Se pueden usar también unos filtros de metal que vienen para poner en las ollas comunes y poder cocinar al vapor o también una vaporera grande de bambú. Yo tengo una chica y los pimientos eran demasiado grandes para acomodarlos ahí, por eso elegí hacerlos en la olla de metal, aunque prefiero el bambú.
Por otro lado, lavé varias veces una taza de quinoa, con agua potable y la ayuda de un colador, hasta que el agua salió transparente, y puse la quinoa a cocinar unos 15 minutos con dos tazas de agua.
Mientras tanto escurrí los hongos, les quité los tronquitos y los corté en pedacitos pequeños (como de 0.5 cm), calenté un par de cucharadas de aceite de girasol en el wok y los salteé con sal y pimienta hasta que estuvieron crocantes. Luego los reservé en una taza, agregué un poco más de aceite y salteé las almendras, con el pimentón y el pimiento amarillo, todo finamente picado. Agregué los hongos y la quinoa ya cocida y salteé durante un par de minutos.
Aparte en una sartencita hice un huevo revuelto con sal, azucar y pimienta y le agregué salsa de soja al final. Una vez terminado, se lo agregué al resto de la mezcla en el wok, junto con dos huevos crudos.

Saqué los pimientos de la olla de vapor y puse los zapallitos, a los que previamente les saqué el interior y la tapita.
Puse el relleno en todos y los acomodé en una fuente para horno junto con salsa de tomate y albahaca.
Cuando llegué a casa de los chicos, les pedí que metieran la fuente al horno durante 15 minutos, et voilá, tuvimos nuestra dinner and a movie night. La foto es cortesía de Mr. Pablo “Sony” Vega.

One Comment Add yours

  1. Sony dice:

    Doy fe que esta receta es deliciosa. Gracias por compartirla Eli!

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *