La práctica de los sentidos o cómo hacer Gomasio

Gomasio Paso a Paso

El gomasio ( ごま塩, gomashio = sésamo: ごま, goma y sal: 塩, shio) o sal de sésamo es un condimento similar al furikake que proviene de la cocina japonesa y se usa para espolvorear sobre el arroz, la sopa, los fideos. Tiene un sabor y un aroma muy especiales y distintivos, y aseguro que una vez que se tiene la costumbre de usarlo, no se abandona más.

¿Cómo se prepara? Se puede utilizar sésamo pelado blanco, sésamo integral, sésamo negro o una mezcla de ambos. En una sartén seca se ponen 10 partes de sésamo (digamos, diez cucharadas soperas) y una parte de sal marina (una cucharada sopera). Si no se tiene sal marina disponible se puede usar sal común.  Se mezcla con cuchara de madera y se tuesta al fuego durante aproximadamente 10 minutos.

La sartén, como dije, debe estar seca. Hay que revolver constantemente con cuchara de madera. Las semillas de sésamo tienden a saltar cuando les hace demasiado calor, así que hay que retirar la sartén por algunos segundos y cuando las semillas se calman, volver al fuego. Recomiendo hacer la primera versión con sésamo blanco, y tostarlo hasta que tenga “tostado galletita”, que es unos momentos antes de que comience a quemarse. El aroma es dulzón y bien distintivo. Si se quema, queda amargo y el aroma es muy fuerte, así que cuidado. Cuando se haya repetido suficientes veces este proceso, el aroma indica perfectamente cuándo “está hecho” y es seguro probar hacer gomasio con sésamo negro.

Una vez que el sésamo está tostado, dejar enfriar y luego procesar o moler con un mortero. Deben quedar algunas semillas distinguibles, no hay que pasarse con la molida porque tiende a convertirse en una pasta y la idea es que sea más tipo queso rallado, para poder espolvorear.

Se puede guardar en un frasco de vidrio con tapa, en la heladera, y dura mucho tiempo (si es que no se lo comen antes).

El paso a paso está detallado en la foto, gentilmente cedida por mi queridísimo amigo Sony, que se tomó el trabajo de sacarle fotos al proceso mientras se preparaba su propia provisión de gomasio. ¡Gracias Sonito!

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *