Back on Track!

Falafel

Después de un buen tiempo, vuelvo al ruedo. Le dedico este post en primer lugar, a Ramona Figueredo, mi mamá, que fue una mujer maravillosa, una entusiasta de la vida, y que estoy segura de que estaría encantada de saber que estoy haciendo esto. También le dedico este post a Sergio Rodríguez, querido y entrañable amigo, que además de ser el autor del precioso diseño, escucha mis proyectos y me tiene paciencia desde hace años, se mete a la cocina conmigo a experimentar y ayudar en cumpleaños y reuniones y me tiene confianza como cocinera y escritora.

La última vez que estuvimos juntos en la cocina fue para la víspera de mi cumpleaños. Ese domingo 12 de Setiembre preparé algunas cosas para la hora del té (pasta frola, muffins, torta de coco) y para la noche cociné Falafel. Acá va la receta:

Tiempo de preparación: 25 minutos
Tiempo de cocción: 6 minutos aprox.

Ingredientes (para 30 unidades) – más o menos 6 por persona
Garbanzos remojados 12 horas como mínimo – 200 g
Pan blanco del día anterior, descortezado – 1 rebanada
Cebolla de verdeo picada – 1/2 taza
Ajo (sacar el cabito del medio) – 5 dientes
Comino molido – 1 cda
Coriandro molido – 1 cda
Perejil o Cilantro fresco picado – 1/4 taza
Sal (opcional) – 2 cditas
Pimienta negra recién molida – a gusto
Trigo Burgol fino, remojado 30 minutos – 50 g
Harina blanca no leudante – 1 cda
Levadura de cerveza en polvo – 1 cdita
Aceite de Girasol (para freír) – cantidad necesaria
Manteca para untar la fuente – 1 nuez
Utensilios: Procesadora, Olla, Colador, Sartén (grande y honda), Espumadera, Bol (mediano), Fuente (2), Cuchillo (filoso), Tabla, Papel absorbente (cantidad necesaria para escurrir), Cuchara.
Dejar los garbanzos en remojo como mínimo 12 horas (24 horas es mejor). Escurrir, y triturar en la procesadora junto con el pan de manera que queden todavía algunos pedacitos de garbanzo distinguibles. Verter en un bol grande. Picar bien fino o procesar la cebolla, el ajo y el perejil o cilantro, e incorporar a los garbanzos triturados uniendo bien todo. Añadir el coriandro, comino, sal y pimienta. Agregar el Burgol fino bien escurrido, la harina y la levadura. Con las manos limpias, mezclar bien todo. Enmantecar una fuente.
Humedecer las manos, tomar una cucharada sopera de la mezcla y  formar una bolita del tamaño de una nuez (4 cm de diametro, aprox.), redondeándola con la palma de las manos y presionando bien hasta que quede compacta. Depositar en la fuente enmantecada. Hasta este punto, el falafel puede prepararse con varias horas de antelación.
Calentar abundante aceite en la sartén a fuego medio/alto,  y luego sumergir las bolitas por tandas. Freír hasta que se doren, más o menos 3 minutos de cada lado, retirar con una espumadera y dejarlas escurrir sobre papel absorbente. Estoy segura de que quedan bien cocinadas al horno también, pero no lo he probado aún. Mantener las bolitas hechas cerca de una hornalla encendida o en el horno precalentado a fuego mínimo. Servir calientes.
Pueden comerse solas, como bocaditos o tapas, o servidas en mitades de pan árabe con tomate y pepino cortados en daditos chiquitos, repollo cortado muy fino, pikles, pepinillos agridulces, salsa a base de Tahine (pasta de sésamo) y otras salsas.
Espero que prueben esta receta y la disfruten. Si tienen preguntas o quieren contarme cómo les fue, estoy aquí.

2 Comments Add yours

  1. Eli dice:

    Gracias por pasar por acá Agus! Espero que me cuentes cómo te salió el falafel 🙂

  2. josefina abalos dice:

    voy a probar hacer esta receta que me re tentó, despues te cuento como me salio 😀

    buenísimo el blog!

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *