Hello World!

Puedo decir sin mentir que cocino con el corazón, con los sentimientos y los sentidos. Cocino siempre pensando en los que quiero, pero siempre cocino para mí, para expresar mi amor.

Cocinar es una práctica de atención y presencia, un ejercicio de apertura, receptividad y expresión. Un regalo, un presente, un ahora.